Mas
    More

      Alerta en River por positivos Covid-19

      Se confirmaron dos casos positivos de COVID-19 en el Millonario. Acá, los detalles.

      Dos casos de Covid positivo en River Plate: uno de ellos es el segundo médico, Federico Brandt, y el otro es el dirigente que en el día a día está al lado del plantel, Eduardo Barrionuevo. Hoy será día de hisopados.

      LOS CONTAGIADOS:

      Federico Brandt, medico especialista en Traumatologia y Medicina del Deporte. Medico del plantel superior de futbol del Club Atletico River Plate dio positivo de coronavirus

      El Dirigente de River Plate Roberto Eduardo Barrionuevo también dio positivo de coronavirus

      ¿CUANDO SE HARÁN NUEVOS TESTEOS?

      Hoy será día de Hisopados.

      ¿Existe una vacuna contra la COVID-19?

      Sí, ya se están utilizando varias vacunas. El primer programa de vacunación colectiva se puso en marcha a principios de 2020 y, al 15 de febrero de 2021, ya se han administrado 175,3 millones de dosis. Por el momento, se están utilizando siete vacunas distintas a través de tres plataformas.

      El 31 de diciembre del 2020, la OMS hizo pública la inclusión en la lista para uso en emergencias de la vacuna BNT162b2 de Pfizer contra la COVID-19. El 15 de febrero, se dio luz verde a la inclusión en dicha lista de dos versiones de la vacuna AstraZeneca/Oxford contra esta enfermedad que fabrican AstraZeneca-SKBio (en la República de Corea) y el Serum Institute de la India, y de aquí a junio se ha previsto integrar otras vacunas en esa lista.

      La OMS informa con regularidad de los progresos realizados durante la evaluación del cumplimiento de la normativa legal de cada una de las vacunas. El documento se puede consultar en este enlace– en inglés.

      Una vez que se demuestre que las vacunas son seguras y eficaces, deben ser autorizadas por los reguladores nacionales, fabricadas con estándares exigentes y distribuidas. La OMS está trabajando con socios de todo el mundo para ayudar a coordinar los pasos clave en este proceso, incluso para facilitar el acceso equitativo a vacunas COVID-19 seguras y efectivas para los miles de millones de personas que las necesitarán. Más información sobre el desarrollo de la vacuna COVID-19 está disponible aquí.

      ¿Cómo sabremos si las vacunas contra la COVID-19 son seguras?

      Aunque el desarrollo de vacunas contra la COVID-19 es más acelerado, no se dejan de respetar todos los criterios más exigentes. Ante la necesidad urgente de disponer de vacunas para poner freno a la pandemia se han acortado o suprimido las pausas entre cada paso del desarrollo que, por lo general, es necesario realizar para obtener más financiación. En algunos casos, algunas etapas se han desarrollado simultáneamente sin menoscabo de la vigilancia de la seguridad. Los fabricantes de vacunas contra la COVID-19 suscribieron un compromiso conjunto de no solicitar ante los gobiernos la autorización de sus vacunas hasta que se demuestre su inocuidad y su eficacia.

      Para garantizar que estas vacunas son inocuas se aplican diversas medidas estrictas de protección. Como se hace con todas las vacunas, las que se desarrollen contra la COVID-19 deben pasar por un proceso riguroso con varias fases que incluyen, por ejemplo, amplios ensayos de fase III con decenas de miles de personas. Esos ensayos, que incluyen a varios grupos de personas de alto riesgo si contraen la COVID-19 (por ejemplo, algunos grupos, como las embarazadas y las mujeres que amamantan, no se incluyeron en los ensayos), se estructuran de forma que se detecte cualquier efecto secundario habitual u otros tipos de toxicidad.

      Si un ensayo clínico revelara que una vacuna contra la COVID-19 es segura y eficaz sería preciso realizar una serie de exámenes independientes para confirmarlo, que incluyen un examen del cumplimiento de la normativa legal y la autorización pertinente en el país de fabricación. Solo entonces la OMS podría estudiar una posible precalificación. Gracias a los procesos de precalificación o de inclusión en la lista para uso en emergencias, los países que desean comprar una determinada vacuna saben que la Organización ha verificado que en el examen del cumplimiento de la normativa legal, que suele referirse al país de fabricación, se ha demostrado que la vacuna cumple con los criterios más exigentes. Parte de ese proceso entraña también analizar todos los datos probatorios sobre su seguridad obtenidos por el Comité Consultivo Mundial sobre Seguridad de las Vacunas.

      Un comité de expertos externo convocado por la OMS analiza los resultados de los ensayos clínicos, junto con los datos probatorios sobre la enfermedad, los grupos etarios afectados, los factores de riesgo y otra información conexa, y determina si se puede utilizar la vacuna y de qué modo. Posteriormente, incumbe a las autoridades de cada país autorizar o no el uso de cada vacuna en sus jurisdicciones y elaborar políticas para administrarlas, a partir de las recomendaciones de la OMS.

      Una vez introducida una vacuna contra la COVID-19, la OMS presta apoyo a la labor de los fabricantes de vacunas, los funcionarios sanitarios de cada país y otros asociados para hacer un seguimiento continuado de cualquier posible problema relativo a la seguridad.

      Te puede interesar ver: